Cenotes

Vínculos para la vida y portales hacia el Inframundo

"Cueva con tanque de agua" o "Abismo" es la traducción general del maya Ts’ono’ot o D’zonot, luego deformado por los conquistadores españoles para formar la palabra "Cenote".


Los cenotes son pozos naturales, creados por el colapso de la roca caliza que expone las aguas subterráneas. En la península de Yucatán, tenemos un estimado de 6000 cenotes que se abren en aproximadamente 1800 km de sistemas de ríos subterráneos y sistemas de cuevas secas.

Esas conexiones superficiales de cuerpos de agua subterráneos (o acuíferos) pueden ser grandes piscinas de agua abiertas midiendo decenas o cientos de metros de diámetro, pero por la mayoría, son sitios protegidos más pequeños y no necesariamente tienen agua expuesta.

En muchos casos, los cenotes revelan un sistema de cuevas subyacente, y la velocidad del flujo del agua puede ser mucho más rápida (8km / día). Hablaremos de los Cenotes como ventanas hacia el mundo subterráneo de la península de Yucatán.

Génesis de los Cenotes y formación de la península de Yucatán:

 

La península de Yucatán es una plataforma de piedra caliza cuya formación tuvo lugar en mares poco profundos del cretácico (hace aproximadamente 150-65 millones de años atras). Ha emergido gradualmente y ha sido testigo de 2 millones de años de variaciones en el nivel del mar durante las últimas glaciaciones. El nivel del agua ha subido hasta 120 m por encima del nivel actual, que ha sido el mismo durante aproximadamente 5,000 años. Durante el Cretácico (hace 150-65 millones de años atrás) y hasta el Cenozoico-Cuaternario (65 millones de años hasta el momento) se formaron arrecifes y sucesiones de plataformas rocosas.

El bloque del Yucatán es la capa base o cuenca cambiante de la península y se formó durante el período Paleozoico continental (aproximadamente 300 millones de años atrás).

Marcando el final del Cretácico y el comienzo del período Terciario, hace 65 millones de años, un asteroide / meteorito alcanzó una área llamada Chicxulub (también cráter y meteorito Chicxulub). Con 14.5km de diámetro y una increíble velocidad de 20 km por segundo, el asteroide dejó un cráter de 200 km de diámetro. Era del tamaño de una ciudad, tenía la fuerza de un millón de bombas nucleares y es ampliamente considerado entre los científicos como la causa principal que extinguió a los dinosaurios, lo que puso fin a un dominio de 160 millones de años en la tierra. De hecho, este proceso de extinción destruyó más de la mitad de todas las especies del planeta, no solo dinosaurios, sino pterosaurios y grandes reptiles marinos, despejando el camino para que los mamíferos se conviertan en las especies dominantes en la Tierra. Incluidos los primeros humanoides, y por lo tanto los humanos modernos.

La fuerza del impacto aventó mucho material a alta velocidad en la atmósfera, desencadenando una cadena de eventos que causaron un invierno global extremadamente rápido eliminando gran cantidad de formas de vida de la tierra en pocos días. Si los cenotes se encuentran en toda parte de la Península de Yucatán, se nota una alta densidad de Cenotes alineados, organizados alrededor del borde del cráter de Chicxulub.

Typical process of construction :

 

Podemos diferenciar 3 fases dentro de los procesos químicos que ocurren en la formación de los Cenotes:

Disolución: el agua presente en los sistemas de cuevas está cargada de CO² debido a su viaje en la atmósfera y las capas de sustrato que tuvo que atravesar para alcanzar el suelo de piedra caliza. Estamos hablando de una reacción de carbonato de calcio, una acidificación del agua. Crea dos tipos de erosión, una erosión vertical con la filtración del agua a través de la piedra caliza que abre camino hacia el subsuelo y una disolución horizontal con el agua escarbando constantemente hacia el mar Caribe.

 

Colapso: debido a las glaciaciones, el nivel del mar desciende, dejando una cavidad o cueva llena de aire detrás. Con la bajada del nivel del manto freático que solía soportar el techo, algunas partes del techo de piedra caliza se colapsaron, lo que resultó en la formación de un cenote. Al final del período glacial, el nivel del mar sube y el agua vuelve a inundar la cueva. Hoy en día estamos viviendo en ese período.

 

Construcción: durante la última era glacial, teníamos (y aún tenemos) cuevas secas, se formaron cristalizaciones de minerales precipitados, principalmente estalactitas, estalagmitas y columnas. Esas formaciones son centrales ya que permiten la estabilidad del terreno, para el ecosistema de la selva y nuestras ciudades. También proporcionan bases sólidas que evitan el colapso del techo de piedra caliza y, por lo tanto, mantienen una gran cantidad de espacio de aire en las cuevas listas para ser rellenadas del precioso líquido vital que ya hace falta en algunas partes del mundo.


Tipos de Cenotes:

Un sistema de clasificación simple para cenotes (basado en la morfometría, por Hall, en 1936):

  • Los cenotes de jarra o foso tienen una conexión superficial más estrecha que el diámetro del cuerpo de agua;

  • Los cenotes cilíndricos están formados por paredes estrictamente verticales;

  • Los cenotes de cuenca son aquellos con cuencas de aguas poco profundas;

  • Los cenotes cuevas son aquellos que tienen una entrada horizontal con secciones secas.

Agua en los Cenotes:

El Gran Acuífero Maya es una de las únicas fuentes naturales de agua dulce en la península del Yucatán y tiene entonces una importancia central en la sobrevivencia y el desarrollo de prácticamente cualquier entidad viviente significativa de la Península de Yucatán. El agua del cenote es usualmente muy clara, ya que el agua que proviene de la lluvia se filtra lentamente por el suelo de piedra caliza conteniendo entonces muy poco depósito de materia particulada en suspensión. El flujo del agua subterránea dentro de un cenote es extremadamente lento. El agua de lluvia fresca filtrada por el techo de piedra caliza flota sobre el agua salina de mayor densidad, proveniente de la proximidad de la costa del mar. Todo el acuífero es, por lo tanto, un sistema anchialine, ampliamente extendido hacia las tierras pero conectado al mar Caribe. Cuando un cenote, o la subsiguiente cueva inundada, proporciona un acceso lo suficientemente profundo al acuífero, la separación entre agua dulce y salina puede ser visible, se llama "haloclina". Es un cambio brusco en la concentración de sal en un pequeño cambio en la profundidad. La mezcla de agua dulce y salina resulta en una especie de franja borrosa en movimiento creada por la refracción entre las diferentes densidades de las aguas frescas y salinas.

Cenotes y cuevas, las claves de la selva y la vida animal en la península de Yucatán:

Debido a la falta de fuentes de agua dulce exterior, la vida vegetal y animal en la selva maya depende directamente del gran volumen de agua almacenada en los largos sistemas de cuevas. Los cenotes son el acceso principal que conduce a esos acuíferos y el verdadero vínculo para la supervivencia y el desarrollo de la vida animal. Si los mamíferos grandes, como los jaguares y los pumas, pueden vivir en la selva del Yucatán, es debido a los ríos subterráneos. Si la selva es muy densa y alberga una gran variedad de vida vegetal, es debido a los ríos subterráneos. Las cuevas y cenotes, cuando están secos o medio secos, brindan un muy buen laberinto como refugio para presas, serpientes cambiando de piel, tarántulas, murciélagos y aves migratorias como el famoso y legendario Motmot. El ecosistema de la selva depende y está en profunda interacción con las cuevas y los ecosistemas de los ríos subterráneos. Se han encontrado animales prehistóricos, en su mayoría por buzos espeleológicos, en cuevas inundadas, cerca de Tulum. Perezoso gigante, tigres dientes de sable, nuevas especies de felinos antiguos y grandes asociados con jaguares modernos. y más...

Los seres humanos han estado utilizando Cenotes y cuevas, así como sistemas de acuíferos en la Península de Yucatán desde el Pleistoceno tardío hasta el período del Holoceno temprano, hace aproximadamente 13000 años. Los humanos prehistóricos han usado las cuevas como refugio y lugares seguros de almacenamiento para alimentos y, a veces, como áreas de entierros. Más tarde, comenzamos a ver la organización de los primeros humanos nómadas en algunos cenotes del sur.

Cenotes y Mayas

Los cenotes en la cultura maya desde la era prehispánica han sido un símbolo de dualidad, que representa tanto la vida como la muerte. Por supuesto, ha sido el líquido sustancial en las cuevas que llevaron a los mayas a las comunidades organizadas en los alrededores de los Cenotes. Así, las antiguas ciudades mayas se asentaron alrededor de los cenotes y el control de los cenotes determinó la fortaleza de los gobernantes en las grandes ciudades mayas.

Los cenotes tenían una función social enorme. Las cuevas constituían refugios increíbles para los mayas con el fin de alejarse o sorprender los españoles antes, durante y después de la guerra de castas.

También tienen una mitología avanzada en torno a los cenotes, ya que se consideran las puertas de Xibalbá, del inframundo sagrado, uno de los 3 mundos que explica la realidad según la cosmovisión maya.

La vida comenzaría en el cenote desde donde el sol nacería de nuevo para iluminar cada día nuevo en este planeta. Al mismo tiempo, los cenotes eran considerados siendo el mundo de los muertos. Este mundo se ubicaría debajo del agua subterránea y las cavernas eran el comienzo del viaje a Xibalbá.

 

Como consecuencia, se celebraron varias ceremonias y rituales principalmente alrededor de los cenotes para rendir homenaje a deidades como Chaac (la deidad de la lluvia que reina en los cenotes), Ah Puch (rey y deidad del Xibalbá y de la muerte), para pedir la protección a los guardianes del bosque y cuevas (Aluxes) o incluso para marcar días específicos relacionados con las transiciones calendáricas, como solsticios o equinoccios. Estos rituales se relacionaban principalmente con importantes fenómenos agrícolas / cósmicos, lo que nos permite entender el pensamiento Maya considerando el mundo subterráneo como la expresión reducida del cosmos. Las cuevas también están asociadas simbólicamente con el jaguar que representa el poder presente en las profundidades de la tierra y la oscuridad del universo.

Riviera Maya I  México  |  info@secretfootsteps.com  |  +52 984.1859.532

logo.png